• ¡¡Mamá, yo quiero ser la de atrás!!

    Que digo yo que los sueños están para cumplirlos, ¿no? Pues yo tengo uno que se cumplirá en mi próxima reencarnación (en esta vida llego tarde) Sí, sí. Ahora viene lo de “nunca es tarde si la dicha es buena”.
    Pero este caso es la excepción que confirma la regla. Y me lo ha recordado YANIS MARSHALL: un coreógrafo francés que acabo de descubrir y que me tiene A-LU-CI-NA-DA.Disfrutad el vídeo pero, por favor, no perdáis detalle de los tacones XXL que gasta, los movimientos precisos a cada sonido, la sonrisa permanente…. ¡¡¡¡YO DE MAYOR QUIERO SER ÉL!!!

    De siempre he querido ser bailarina. Pero no de tutú y zapatillas con punteras de ballet y lazo rosa. No. Yo he querido ser – y lo sigo queriendo – bailarina de las de Madonna. ¡Y ya lo decía de pequeña! Cuando levantaba dos palmos del suelo y veía actuaciones musicales en la ‘tele’ le decía a mi madre:  ¡¡¡yo quiero ser esa!! Y mi madre me preguntaba, ¿la cantante? Y yo, escandalizada de que no lo viera tan claro como yo, le decía: ‘No mama, la que baila atrás’. Siempre lo he querido ser. Una de las chicas de atrás que baila al compás exacto de cada nota musical.

    Con unos 6 años me disfrazaba y salía a la galería de la cocina a hacer la coreografía de canciones taaaaaan difíciles y marchosas como Descanso Dominical de Mecano. ¡Pero si es lenta! Pues por lo visto yo me metía unos meneos de cadera “que pa’ que”. En cada cumpleaños, reunión familiar o con amigos me plantaba yo mi musiquita y a bailar como si no hubiera un mañana. Y así llegamos hasta los festivales fin de curso donde disfrutaba con los ensayos, las actuaciones. Hasta que “me hice mayor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *